sábado, 28 de agosto de 2010

LA ROSA Y SU DESTINO.



LA ROSA Y SU DESTINO.

¡Aleluya, aleluya, aleluya!

La rosa roja tiene compañía

ya no estará sola.

¡Aleluya, aleluya, aleluya!

Me encontraba madurando

en un gigantesco jardín;

una cuchilla me apartó de ahí.

Empecé a morir, sin explicación alguna.

¡Aleluya, aleluya, aleluya!

Gracias, a ese romántico escritor,

la rosa encontró su destino:

tendrá un final feliz.

¡Aleluya, aleluya, aleluya!

La rosa viaja en femeninas manos,

me ofrecen envuelta en trasparente celofán;

alguien me escoge y admira,

se pacta mi valor; él me adquiere.

¡Aleluya, aleluya, aleluya!

Me hago esclava de su amor:

es un romántico escritor.

¡Aleluya, aleluya, aleluya!

Acuario, acompaña con poesía

mi entrega hecha regalo.

Me hace sentir demasiado importante,

me siento cariñosamente privilegiada.

Qué bonito detalle:

es un hombre apasionado.

¡Aleluya, aleluya, aleluya!

Escucho pronunciar un nombre,

otra rosa roja, una hermana,

me espera conservada;

protegida por un Salmo está.

Es otro regalo del ayer,

obsequiada por su mismo corazón.

¡Aleluya, aleluya, aleluya!

La dueña de la Biblia,

muy pero muy feliz está:

sus ojos brillan de felicidad.

¡Aleluya, aleluya, aleluya!

Un corazón enamorado

me coge con sus manos

y busca mi señora, mi ama.

Mi existencia, tiene sentido:

soy un símbolo del amor

y una anhelada compañera.

¡Aleluya, aleluya, aleluya!

La mejor Teoría, Divinas letras

nos cobijarán, nos abrigarán

hasta resecarnos con sabiduría;

junto a mi familia descansaré en paz.

¡Aleluya, aleluya, aleluya!

La rosa sabe, ahora, el por qué embelleció;

su último rocío será

la humedad que dejarán esos labios:

sus pétalos esperan su agradecido beso.

¡Aleluya, aleluya, aleluya!

Tu Dios ayudado por la naturaleza

la hizo para ti: Piscis, amada.

Franz Merino.

Basado en el libro “Infieles Anónimos. Diario de un amante: testimonio de una gran pasión”.

http://www.franzmerino.com

http://www.facebook.com/infieles.anonimos

http://www.infieles-anonimos.blogspot.com

http://franzmerino.wordpress.com/

domingo, 22 de agosto de 2010

A LOS DOS EL DESTINO NOS COMPLACIÓ.



A LOS DOS EL DESTINO NOS COMPLACIÓ.


La familia empezamos a valorar más,
cuando uno ha levantado velas desde ahí.
Pero, después, uno se adapta.
La pareja compensa mucho y sumado
a lo que hayas logrado amar y acumular:
en lo espiritual, en lo intelectual y en lo material;
será pesada o liviana la vejez.

Al final todos empiezan a irse,
desfilan de uno en uno, la mayoría sin despedirse.
Todos se irán: nadie quedará.
Unos antes y otros después: ¡nadie sabe su hora!
Sólo tus bellos o malos recuerdos vivirán en tu mente:
la soledad se hará o no placentera según cómo viviste...

Estoy muy seguro que siempre
tu interior albergará la felicidad que se reflejará en tu rostro.
Tú fe tendrás como medicina, te hará fuerte,
y a mí como tu secreto confidente
e incondicional y añorado amigo de plática.

Empezaste ¡ya! a formar desde hace poco, muy poco,
los recuerdos más gratos, más candentes, más apasionados,
más intensos, más amados de tu último tiempo.
Dos amantes enamorados son los protagonistas en su mayoría.

Espero, no defraudarte y morar dentro de ti
como tu tesoro más preciado.
Si decaigo en la vanidad y
suena jactancioso de que eso sucederá:
entonces, mil disculpas por mi atrevimiento.
Es que te siento tan mía y me siento tan tuyo,
por eso mi lógica osadía.

Lo prohibido siempre tiene un alto costo;
no te preocupes por saldarlo:
con mis llagas yo lo pagaré también por ti.
Yo solicité un Ángel de las Letras,
mi inspiración, una gran pasión;
y tú pediste: un exquisito y romántico poeta.
A los dos el Destino nos complació.

Ambos sabíamos que tendrías que regresar…
Pues, los ángeles nos acompañan un tiempo
y luego deberán retornar a su Edén y a su Dios.
Sólo deseo pertenecer a tu buena nostalgia:
donde la magia seguirá viviendo…
donde los flores son bellos recuerdos…
donde encontrarás la juventud…
ahí estará la fuente que alimentará
la razón de tu existir…
recordarás sonrisas y risas,
serán estrellas que te iluminarán…
Así serás mi luz: cuando de abajo te mire.

Franz Merino.
Basado en el libro “Infieles Anónimos. Diario de un amante: testimonio de una gran pasión”.
http://www.franzmerino.com
http://www.facebook.com/infieles.anonimos
http://www.infieles-anonimos.blogspot.com

domingo, 15 de agosto de 2010

BUSCANDO LA INMORTALIDAD EN TUS BRAZOS…


BUSCANDO LA INMORTALIDAD EN TUS BRAZOS…

Si no intercambio servicios y productos,
paso produciendo poemas y libros,
algo debo brindar a la sociedad.
Debo inmiscuirme en el designio Divino.
Quiero morir creando, generando energía positiva:
lo que la mega máquina de mi inteligencia arroje…
Aún, conociendo idóneo el control de calidad de mis versos…
intento sean perfectos… algunos calificarán errados…
Pero, prefiero recibir la crítica y fallar en eso a no hacer nada...
No tengo elección: prefiero cometer errores…
La otra alternativa: mediocridad absoluta...
¡No tengo elección!…
Debo buscar el destino de los Titanes:
la Gran Victoria… la Gloria… su Fortuna.
Mientras el resto busca dinero...yo busco la eternidad…
Anhelo estar al lado de Shakespeare... al lado del Creador…
aunque muy distante estoy de ellos...
Él fue el mejor... ¡lo confirmo!
Pero sé, también, que necesito dinero
para proveerme y avanzar en la batalla...
elemento cruel de la sociedad para seguir: ¡sobreviviendo!
Nace la gran contradicción: ¿esto o aquello?
Tú eres mi Mecenas, crees en mí: me sostienes.
A veces, me siento como Vincet Van Gogh...
Después de muerto me valorarán…
Eres la única que en vida me aprecia y eres mi fan número uno.
Sé que debo de seguir, pero el Capitalismo me obliga e insiste
en cesar mi talento por unos cuantos dólares... es el comercio.
El mundo literario no es rentable,
nadie me lee... nadie me quiere... excepto tú…
Me haces feliz en todo sentido, mi Piscis del alma.
Cuántos talentos estarán atravesando mi indecisión:
abandonar la guerra literaria… sería mi final.
El mundo empuja concentrarse en la batalla diaria de la supervivencia…
el acumular oro… lo mercantil… y abandonar el talento artístico.
Pero soy muy egoísta contigo, también.
Tú tienes tu vida o ¿quién sabe?... ¡Sólo tu Dios!...
Si tu destino es únicamente apoyarme hasta alcanzar mi dicha...
o está ligado al mío para tú beneficiarte con la victoria y la gloria;
ayudada , dirigida por mí… ¿Quién sabe?
Todo tú lo tienes: eres bendecida por tu Dios, su mimada.
Eres creativa, pero no sabes cómo fraguar tus ideas;
en cambió eso sí lo sé… Tienes bellas oraciones, divinas,
guardadas en tu corazón sin poder organizarlas tu pensamiento.
¿Acaso? esa será la razón de permanecer a tu lado…
¿Acaso?, Dios, me puso en tu camino y no viniste al mío.
Será una celada que tu Creador me está jugando;
seré tu tintero y tu pluma… tu asesor terrenal…
para que tú seas quien logre el jaque mate,
y el combate final sea para ti usando mi tablero;
ayudada con mis propios movimientos obligados…
engañado, por la Mente Creadora de todas las reglas...
Quizá, Dios, muere por leer tu alma y ver nítido tu interior.
Es una ilusión el creerme Rey, apenas debo ser un Peón, un Caballo,
una Torre, un Alfil a tu favor… un súbdito tuyo, sin Dama.
No lo sé: ¡no lo sé!...
¡Grandes al fin tú y yo!… ¡Tomados en cuenta, por el Supremo!
Deseo, sea cierto, en el fondo.

Aparentemente, vislumbro todo en mi contra.
La soledad rodeada de gente,
es terrible en un espíritu tan comunicativo como el mío...
He descubierto que concentrarme sólo en la literatura de alto nivel,
me llevará a la pobreza… a la inestabilidad consanguínea.
Me estoy condenando y junto a ello estoy arrastrando a mi familia,
por intentar ser un Titán... Por procurar tener mi nombre escrito
en el libro de los hijos queridos de Dios...¡Los que tienen propósito!
Pero, no es justo, pues deseo llenar de lujo y mucho amor a mi familia...
No sé si deba seguir escribiendo por mi egoísmo o amor al arte,
o sacrificar mi gran amor (la literatura) por más rico tiempo familiar…
y halagar al otro gran misterio hambriento del poder de la noche…
Y todo por el dinero... por, Tsai Shen Yeh, deidad de la riqueza.

Siento que cuando escribo alejo cada vez más de la cima económica…
de los placeres nocturnos, los trajes finos, los autos lujosos, viajes
y comodidades mundanas a mi familia...¡Eso deduzco!...
Parece ser que, Dios, me pide escoger...
Es tan difícil: me apuñalo mortalmente en las dos opciones...
A veces, pienso, debo conformarme con ser un mediocre,
a cambio, de mantener unida y enriquecida a mi familia...
con todas las comodidades terrenales básicas y las exclusivas.
También sé, que mis ojos me forcejean a mirar para arriba,
a lo alto: donde está el majestuoso cielo... lo eterno...
lo innegociable… lo majestuoso… lo solemne…
de Quién se habla en las Sagradas Escrituras…
la verdadera iluminación… Suprema Inspiración… lo mágico…
donde el oro y los diamantes carecen de valor…
las monedas de oro no vienen… ni por añadidura…
¡San Jerónimo! ¿Por qué me invocas?... ¡Por qué!

Siento que hasta tú, sólo valoras mis resultados y no mi lucha...
mis avances... mi sudor no te llama la atención.
Siento tu financiamiento como una manera de disfrazar
tus verdaderas intenciones… me reclamarás al final, eso lo sé,
y con creces plasmadas en letras rubíes y oraciones de titanio.
Pero, también, es cierto que sin tu soporte y aportes
no habría producido románticos y dichosos versos;
los qué apenas lees y tus mejillas se bañan
con el rocío de tus felices y novelescas lágrimas.
Es como si estuvieras comprando felicidad…
¿Acaso, te estás preparando, para recibir la Divina? ¡La más Grande!
Será sincero tu apoyo: ¿realmente, será incondicional?

Cada vez que escribo siento venir la perfección...
no sé cómo tú lo ves... mi única lectora apasionada... mi única cliente...
Si tú te vas, mi Ángel de la Guarda, morirán mis manuscritos...
los enterraré ... y con ello nuestros recuerdos inmensamente gratos;
apasionados, románticos, amorosos, tiernos, sublimes, intensos;
prohibido: no divulgarlos poéticamente, a los mortales.
¿Sepultaré, para siempre, mi talento inmerecido?... dado a un cobarde
que murió porque su corazón lo lastimó... y lastimaron.
¿Su amor, es su rival?... O, ¿exclusivamente, su puro amor?
¿Abandonaré el gran sueño de los dioses?… ¿Lo magnífico?
¡Por Dios!, no quiero morir como las cucarachas...
Sin importancia en este planeta deshumanizado llamado Tierra.
¡Busco lo sublime!… ¿Buscaré lo trascendental?
No quiero fallecer como el resto de los comunes mortales...
tampoco deseo placas... ni nombres de calles...
ni monumentos ni sinfonías… pero, sí tu corazón;
tus rezos, tus propias plegarias, tu piel, tus besos, tus orgasmos;
sólo quiero un nombre especial en un lugar especial...
Quiero permanecer escrito en el libro de Dios,
de los que lo complacieron, lucharon, he hicieron algo para su gusto
y el de los mortales... y para sí mismo... para ti, Piscis, amada.
Ansío permanecer en el diario de su novia preferida: Piscis.
Quiero tener un nombre en el muro de la inmortalidad...
Pido poco... quizá mucho para otros... Pero, eso quiero.
Guarda mi más preciado deseo y secreto, Piscis.
Cada vez que veas mis ojos, eso alberga.
Este es mi manifiesto.
Sabiendo, ahora, todo esto… ¡Lo siguiente medito!...
¿Tus brazos serán mi refugio y toda tú mi nido? ¿Seguirás conmigo?
¿Seré el varón que tú deseas? ¿Seré el hombre qué tú amas?
¿Serás mía, para siempre? ¿Seré el final de tu vida y tú el mío?
¿Permitirás ser gobernada por tu destino?
¿Terminarás, hoy, conmigo?
¿Esta obra de teatro será eterna?
¿Seguiremos siendo los candentes e idílicos protagonistas?
¡Aún faltan los mejores diálogos! ¡Las insospechadas escenas!
¡Yo, no deseo bajar la cortina, ni en el descanso!…
¡Dios, no estoy listo, ni preparado, aún! ¡Ni ella, tampoco!

Franz Merino
Basado en el libro “Infieles Anónimos. Diario de un amante: testimonio de una gran pasión”.
http://www.franzmerino.com
http://www.facebook.com/infieles.anonimos
http://www.infieles-anonimos.blogspot.com

viernes, 13 de agosto de 2010

Claro de Luna.




Cuando estoy contigo lo único que pido a mi cuerpo
es que no enferme ni me falle y pierda aprisa su energía;
el tiempo es oro a tu lado… ¡Tú, los has dicho!
Eres el lienzo sobre el cual me acuesto
y con mis manos prendidas a ti, tu relieve pinto…

Hoy me siento solo. Gris y obscuro veo todo.
Te has ido a otro lugar, allá no tienes
ni tengo conexión virtual alguna contigo…
Mis pasos no acompañan a los tuyos,
están lentos… celosos, torpes,
ya no quieren deambular, ni vivir.
Pero, mi pluma desea seguir aportando al arte,
y esa luz literaria algo revitaliza… me aviva.
¿No debería importarme este dolor?… ¿Tu ausencia?…

Avanzo, herido y muy lastimado por mi vida...
A veces, es preferible no escuchar ciertas confesiones,
más aquellas que dejan una ligera decepción;
manchas indelebles sin grado mortal.
Sin embargo, dañinas, purulentas,
sorpresivas e impensables en un historial casto:
afean la vida de quién amamos.

Intento desperdiciar esta bella noche de Luna,
ya perdí la cuenta de las reiteradas veces
que tu rostro saturó a mi pensamiento.
¡Cuánto te extraño, amor mío!

Pero, debo seguir aportando más a este plan Divino.
Intentaré acostumbrarme a vivir estos días sin ti,
no dispongo de ti, es imposible ahora.
Continuaré inspirándome,
y recodando exclusivamente tu olor.
El arte me lo exige y mi amor hacia él.
Deberé seguir escribiendo aún faltándome tú.
Siento que la ovación tardará en llegar,
para todos mis poemas y mis libros,
así como tu presencia tan anhelada:
eso me oprime y en vez de empujarme, me aniquila...


La gloria la encontré y rebosante,
sólo sobre tus senos y tu espalda.
Busqué otro refugio... lo intenté, debo revelarlo,
pero el más placentero con sabor a victoria
sigue siendo el tuyo aunque viva en pecado;
estoy seguro: no encontraré suplente alguna,
en este atribulado mundo compartido contigo.

Me abato al ver mi "traidora" realidad...
El mundo está lleno de dolor,
porque está lleno de verdades...
y la mayoría de las verdades punzan;
aunque me duela y mucho... ¡quiero libertad!…
Ansío libremente poder correr a tus brazos…
besarte, susurrarte mi amor estando desnudos…
Jugar, viajar, reír, componer todos mis versos:
los mejores, contigo en vivo… y, tú los escuches
con reverente silencio y complacencia extrema…

Tú eres una de esas verdades que duelen.
Pero, sin ti no tengo paz, tampoco gozo.
Tu piel y tus detalles demasiado los añoro…
Cómo estar seguro que tú estás pidiendo lo mismo
y viendo en este momento al gran farol,
al gigantesco vigía de esta alumbrada noche.
¿Estará tu mirada dirigida al cielo
suplicando un pronto encuentro?

Sin ti me siento morir en esta noche clara de Luna…
Únicamente, esa luz plateada es mi esperanza,
la belleza que sustituye a mi musa y evita derrumbarme
y caer como un ciego sin su imprescindible lazarillo.
¡Noche hermosa!... en otras circunstancias,
desearía permanezca iluminado tu rostro…
¡Sin ella, sin su tez, sin sus caricias, sin Piscis…
deseo blanca luz, muy pronto, acabes extinguida!

Franz Merino.
Basado en el libro “Infieles Anónimos. Diario de un amante: testimonio de una gran pasión” y, en el tema “Sonata claro de luna” del gran maestro, Beethoven.
http://www.franzmerino.com
http://www.facebook.com/infieles.anonimos
http://www.infieles-anonimos.blogspot.com

Historia de amor.


He aquí, nuevamente, apareces recostada
y desnuda sobre la cola de mi piano;
tus oídos prestos para escucharme,
junto a tu atenta postura fanática.
Entono las notas más sublimes por ti… para ti…
es la melodía de nuestra historia de amor.
Eres mi consentida, mi amada, mi inspiración,
mimada como Mónica Naranjo en Europa.

Lo sé: quieres devolverme el respeto y mi amor
a mil por uno... colmarme de bendiciones
por cada sonido, por cada palabra de mi composición
dedicados a ti... Insistente, oras por mí.
¿Acaso?, no sabes:
me basta tu presencia, tu pose de musa
para continuar viviendo un día a la vez…
no me debes nada; al contrario:
yo te adeudo el ” sol” y el ” sí” a la vida,
atesoro el “do”, el “re”, el “fa” y el “mi”
en tu castellana y femenina voz;
y el “la” en tus candentes gemidos me derrite...

Tu rostro hechizado, me dice, desear más…
Veo tu piel deslizarse buscando mi cuerpo;
mis manos te recibirán con deseo,
el corazón acelera, el intercambio
se acerca… me obligas a dejar las teclas
y toco, en exclusiva, tus senos y tus nalgas.
El momento para escribir poesía
despacio, también, se aleja. Eso sí:
empieza a formarse otro contenido,
otro concepto, una total entrega,
más tarde me lo devolverá
en recuerdos encendidos, el tiempo;
y serán escritos con total veracidad…

“Antes no te tuve, sólo en mis sueños,
ahora ¡ya! eres completamente mía,
mañana y siempre me tendrás,
si así tú lo anhelas, mi Piscis querida”…
empezará diciendo el futuro verso…
Lo escribiré con tanta pasión como el anterior
y con la misma fuerza con la que hoy te poseo.
Ansío se repita otra vez este suceso;
hasta desfallecer y dejar el último suspiro
y todo mi sudor sobre ti,
sobre tu pecho… sobre tu espalda…
si es posible hasta la eternidad…
Te confieso: ¡así, lo deseo!


Franz Merino.
Basado en el libro “Infieles Anónimos. Diario de un amante: testimonio de una gran pasión” y, en el tema musical de la película “Historia de amor”.
http://www.franzmerino.com
http://www.facebook.com/infieles.anonimos
http://www.infieles-anonimos.blogspot.com

miércoles, 4 de agosto de 2010

Cántaro de mármol blanco.


Cántaro de mármol blanco.

El saberme dueño de sus suspiros, de su inspiración,
de sus bendiciones, de lo que vive y transmite en sus oraciones,
de su pasión y amor por la vida;
lo alimenta con rebozo al cántaro de mármol blanco de mi corazón
con sincero amor, candente deseo y gratitud por ella.

Cuando estoy a su lado... se van los miedos existenciales,
e incluso el tema de la muerte pierde sustento,
aunque hayamos visto fantasmas contemplándonos;
al temor lo hemos podido dominar.
Estando a su lado me desconecto de la inseguridad,
de la soledad, del frío… Bondadosa como nadie,
valora mucho el silencio y me da sus dos oídos…
siempre en todo momento dispuesta a mi auxilio,
pues ella es una fiel practicante Agustina conmigo:
“si precisas una mano, recuerda que yo tengo dos”.

Y cuando estoy sin ella, se convierte en sombra,
rojiza, vital, fresca y tibia a la vez,
la recojo amorosamente todas las mañanas y
sobre ella me recuesto tiernamente cada noche…
Es capa y manto de la mejor calidad:
honraría y enseñorearía a cualquier caballero portarla.
¡Vive persistentemente conmigo!...
es una sombra que no me hace daño…
me acompaña… a veces, desea torturarme...
pero sé que lo hace como una cariñosa traviesa;
siempre termina convertida en exquisito abrigo,
a cualquier varón lo convierte en distinguido hidalgo.

Me ha dicho que soy el regalo más preciado que le ha dado la vida;
consideración demasiada exagerada para este apolillado mortal;
a ella sí la considero merecedora de aquel acertado calificativo,
llegó completa y pura a mi vida sin merecerla este pecador:
eso garantiza que no es, ni será capaz de causarme perjuicio,
herida, maledicencia o deterioro alguno: ¡peor, yo!

Cuando estoy a su lado... siento su amor abundante…
y su renuncia total al mundo e inclusive a Dios.
Por esto y más permítame decirle y ofrecerle:
no sólo tengo dos manos, tengo dos ojos,
dos riñones, dos orejas, todos mis pensamientos,
todo mi ser y todo mi talento por sí los necesita...

Franz Merino.
Inspirado en Infieles anónimos. Diario de un amante: testimonio de una gran pasión.
http://www.infieles-anonimos.blogspot.com
http//www.franzmerino.com
http//www.infieles.anonimos

domingo, 1 de agosto de 2010

Prisionera a voluntad.


Cuando estoy en sus brazos siento que me rodea el mundo con su amor.
Y aparece el concepto del tiempo… empiezo a medirlo… a sentirlo…
sin invocarlo está ahí… amenazante… esperando un descuido nuestro
para apartarnos de nuestra realidad y entregarnos románticos recuerdos.

Qué cosa mejor en la vida el amar y ser amado, mi mirada en el horizonte lo dice.

Un día más en el tiempo y un día más con su asecho…
su mano muestra las horas de añoranzas por usted…
es mi cómplice y testigo de mi entrega total;
ahí está esperándome cada amanecer, cada atardecer y anochecer…
Cuando estoy en sus brazos luego de copular
me siento tan mimada
no sólo por usted sino por mi Dios…
Gracias mi Señor, por tener el varón que tengo:
mi sueño se hizo realidad en su totalidad.


Cuando estoy en sus brazos, siento su intensa pasión por mí,
siento su amor y su entrega vital... siento su descanso y su gozo….
qué más evidencia que ese acto sublime, definitivamente sublime,
para que el tiempo ya no vuelva a separarnos…
¡Cómo le amo, Acuario!
No imaginé amar tanto, me siento llena de usted
y vivo para usted y por usted…

¡Sí existe la suerte! El tiempo me la dio.
Me trajo, otra vez, a usted…
No sólo me devolvió mi corazón…
Me trajo toda su presencia… su olor… su piel…sus besos… su falo…
su corazón… su mirada… sus abrazos… su brillantez… me trajo a mi amor.

Definitivamente, qué cosa mejor en la vida:
El amar y ser amado con pasión.
Dios, cuán pecadores somos, pero Tú me lo devolviste
traído en la alfombra del tiempo… con su voluntad.

Él es el único varón de mi vida a quien me entregué,
no me quedé con nada de mi ser: se lo di todo.

Sé que él también me ha dado muchas horas, días y noches completas
envueltas con el oro de su tiempo;
pláticas interesantes contenidas en los pergaminos más finos de sus sentimientos
y la sublimidad de su inteligencia y la pureza de su alma.
Yo vivo enamorada de ese mortal... de su talento artístico…
él es un hijo preferido de Dios… es tocado por él…
su talento es su tesoro… su inmortalidad…


Yo soy adicta a su amor… a su sexo.
Creo que si el tiempo me dejara elegir mi descanso eterno
escogería el momento mismo en que finalizo un clímax con él;
ya no pediría más nada al mundo... ya no quisiera nada material…
me moriría escuchando sus gemidos de placer...
¡Cómo deseo amarlo en este momento!
Repetiría el acto, eternamente, hasta mi hora final...
¡Copular hasta la muerte con él!… Ese sería mi deseo, señor Tiempo.
Espero lo cumpla, si me lo propone, señor Eterno:
permanecer unida a su cuerpo, mojada con su olor de hombre…
lo siento en este momento… lo percibo.
Sé que él también percibe mi perfume; pues, un día me dijo:
cuando perciba tu olor sabré que piensas en mí,
y cuando percibas el mío estaré pensando en ti.
No soy supersticiosa, pero prefiero creerlo.
Me encantaría y sé que es así… es un orgasmo espiritual.


Él me dijo un día y me lo dice hoy: ¡no olvides!, las alas jamás te las cortaré...
pero, sí dejaré el pestillo de la puerta desenganchado, si acaso quieres volar...
Pero yo soy la que prefiero seguir viviendo en la jaula de su corazón.
En verdad ya lo intenté en varias ocasiones y días… me fui y luego volví...
Prefiero estar enamorada y sometida en el encierro de mi exquisito amor…
Ansío por largo tiempo estar inmersa en el corazón de mi gran Acuario.
Deseo me sienta con tal intensidad como yo lo siento en mi interior,
aún, sin tenerlo físicamente dentro de mis entrañas conquistadas por él.
Déjeme seguir siendo su prisionera a voluntad…

Piscis.

Franz Merino
Basado en el libro “Infieles Anónimos. Diario de un amante: testimonio de una gran pasión”.
http://www.franzmerino.com/
http://www.facebook.com/infieles.anonimos.

A mi más complaciente amiga.


Todos mis amigos ya se han ido aún estando vivos,
el turno para ellos lo he trasladado a tu vida.
Pero yo deseo rescatar a mi más complaciente amiga
de entre ellas quienes siguen aún conmigo.
Y le hago promesas de que ella seguirá a mi lado
en el más allá de dónde no se regresa…
como si yo fuera quién tiene derecho
pero no el poder para cumplir esa promesa…
Quizás no pudo ser aquí mi gran amiga…
Quizá no podrá ser…
Pero cómo eliminar la esperanza
de que en el Paraíso donde estarás
alguna vez me permitan una visita…
Y conversaremos de bellos recuerdos,
de nuestras sublimes cópulas planeadas,
de cómo evitábamos saber la hora,
aunque el tiempo atosigante
siempre fue
nuestro peor enemigo amenazante…
Quizás no pudo ser aquí vida mía…
Por eso déjame explayar mis alas
y pedirte otra vez vueles conmigo,
a donde no existe el desamor, la impotencia,
la amargura, ni la culpa , alma mía…
Por ahora, puedo ofrecerte
viajar, nuevamente, al terreno donde gobierna
tu Gran Amor y de Quien no me despierta celos,
arribemos al mundo de la fantasía,
en donde está seguro nuestro secreto...
aquella luna azul, que ilumina nuestro Edén
en el cual sí te puedo hacer una y otra vez mía.
Franz Merino
Inspirado en Infieles anónimos. Diario de un amante testimonio de una gran pasión.
http//www.franzmerino.com
http//www.infieles.anonimos