lunes, 6 de enero de 2014

TENGO UN DESTINO, PERO NO EL QUE YO QUISIERA.




TENGO UN DESTINO, PERO NO EL QUE YO QUISIERA.

Ahora, tengo un destino aunque no el que yo quisiera, faltan más integrantes.
En la vía de la vida, no se puede regresar; solo avanzar, imposible detenerse.

Estaba atado a un gran amor;  me duele mucho: no desea  verme retornar.
Así son los rieles de la vida… solo para adelante, más cuando se está herido.

Debo de aceptar tal cual eres y cual soy, además,  debo avanzar contigo o sin ti.
La vida es así, todo continúa… con penas  y alegrías; caídas y levantadas.

En verdad,  si eres mi destino, no se respetará ni tu voluntad ni la mía.
El destino está escrito y  así no queramos debemos asumirlo y enfrentarlo.

Ya lo comprendí: todo el recorrido así uno no quiera será parte de tu vida.
El vivir solo te ofrece el ticket de ida, jamás el  reembolso, ni el de vuelta.

Así es el tren de la vida.
Así son nuestras vidas…

Este es mi destino: alejarme para siempre del tuyo, sentencia de Alfa y Omega.

Franz Merino

Está prohibido reproducir cualquier parte de mis contenidos (escritos) sin previo aviso y autorización. Si lo hace deberá citar la dirección de la web y el enlace directo al blog, página, post, etcétera, y siempre a los portales:



No hay comentarios:

Publicar un comentario